miércoles, 10 de septiembre de 2008

El turismo de la zona norte




Arica y alrededores



Se ubica en el extremo boreal del país, en la desembocadura del río Azapa, a 19 km. del límite con Perú o Línea de la Concordia . Se le conoce como la ciudad de la Eterna Primavera, por su clima de altas temperaturas todo el año.Su comercio es muy activo, ya que este sector está liberado del impuesto; es puerto libre, lo que permite encontrar una gran variedad de productos de diversa índole, a bajos precios.Sus playas resultan atractivas durante todo el año. Entre ellas, la Bahía Chinchorro y Las Machas. Otro atractivo es el Morro de Arica, que con su Museo de Armas cautiva la vista de sus visitantes; en él se guardan claros vestigios de la Guerra del Pacífico, como uniformes, balas y otros objetos utilizados por los soldados.Se pueden apreciar distintos rastros de las culturas indígenas, que se dedican a vender a los turistas artículos elaborados según sus rudimentarias costumbres, principalmente en el Pueblo Artesanal. Encontrará museos donde se exhiben objetos utilizados por estas culturas prehispánicas y otros antiguos traídos por los colonos españoles.





putre



Se ubica a 149 Km. de Arica y a 2.202 Km. de Santiago de Chile, por el Valle de Azapa, hacia el este. Se sitúa a 3.500 metros de altura y en el lugar habitan 1.205 personas. Se estableció como pueblo en 1580, cumplió funciones de asentamiento para los españoles encargados del tráfico entre Potosí y Arica.Arquitectónicamente adquiere gran importancia por sus edificios construidos durante el siglo pasado y que muestran la época del auge económico. Se conservan elementos decorativos como portadas, pilares, entre otros.Alrededor de la Plaza de Armas se ubica la gobernación, la municipalidad, la casa parroquial y la Iglesia construida en 1670.Los atractivos turísticos son el Salar de Surire, el Parque Nacional Lauca, Termas de Jurasi, Nevados del Tarapacá y la Reserva Nacional Las Vicuñas. A sólo 8 kilómetros están los geoglifos de Vilakaure, que muestran la importancia de las culturas pre hispánicas.


video

miércoles, 3 de septiembre de 2008

flora y fauna de la zona norte de Chile





Las comunidades vegetales


Según las especies de vegetales dominantes, en el altiplano chileno se distinguen tres comunidades principales:

el tolar andino esta constituido principalmente de arbustos bajos. Las especies de arbustos dominantes son las tolas y entre las numerosas especies herbáceas destaca la chachacoma. También se encuentran diversos tipos de cactáceas que al florecer acentúan la belleza del paisaje altiplánico.
El pajonal andino, formado por gramíneas perennes, con crecimiento en champas aisladas, entre las que crecen hierbas más pequeñas. Las especies más frecuentes de gramíneas son la paja brava, usada en construcción de techos, y el iru.

Los bofedales, sectores permanentemente húmedos donde se desarrollan conjuntos de vegetación muy densos, cuyos restos compuestos dan origen a un suelo orgánico profundo y turboso. Entre las especies más características destacan el paco, la sora y el colipaco. El bofedal más notable es el de Parinacota, cuya alta productividad permite la existencia de una fauna abundante.

Otra comunidad vegetal típica de este entorno, y que ha debido ser protegida por estar en peligro de extinción, es la formada por la llareta, especie utilizada como combustible por su alto contenido resinoso.


Aves y mamíferos




El ecosistema altiplánico es un paraíso para algunas especies de aves, mamíferos e insectos adaptados a sus peculiares condiciones ambientales.
Una de las aves más características es la tagua gigante, que vive en los humedales y es abundante en el lago Chungará. Es una especie única en el mundo, de gran tamaño, que se alimenta de plantas que crecen en el agua. Son aves que corren a gran velocidad por la superficie del agua y que difícilmente levantan el vuelo.

Otra ave adaptada a este ambiente es el flamenco chileno o parina grande, de hermoso color rosado.

En el cielo del Altiplano se puede observar también el vuelo de predadores como el tiuque, el halcón o el enorme cóndor.

Por su singularidad, lo más llamativo de la fauna del gran ecosistema altiplánico es la existencia de cuatro especies de camélidos sudamericanos, los grandes cuadrúpedos del Altiplano: el guanaco, la vicuña, la alpaca y la llama. El guanaco y la vicuña todavía permanecen en estado salvaje, mientras que la alpaca y la llama han sido domesticadas.

Llamas,rumiantes parientes de camellos y dromedarios de tierras asiáticas y africanas, en el altiplano chileno.

La vicuña era un animal en peligro de extinción en la década de 1970. Gracias al Convenio Internacional para la Protección y Conservación de la Vicuña, firmado por Chile, Perú, Ecuador y Bolivia, su población ha pasado de unas centenas a varios miles de cabezas.
Entre los roedores se destacan la viscacha, el cuy serrano y el armadillo, también denominado quirquincho, cuya caparazón es usada como caja de resonancia en un instrumento musical andino, el charango.

Una exigua comunidad vegetal

En el desierto Costero, la vida vegetal depende del agua de condensación proporcionada por las camanchacas y de la latitud de los territorios. En su parte norte, cuyo límite meridional se establece en el entorno de Iquique, aparecen como vegetación característica las formaciones herbáceas anuales y los arbustos de pequeño tamaño. Allí donde existen corrientes de agua subterránea crecen la chilca y la brea. En su parte sur, que se extiende hasta las cercanías de Caldera, se caracteriza por la presencia de comunidades arbustivas y plantas cactáceas. Son frecuentes arbustos como la camisilla y el rabo de zorro o cactáceas como el cardón o cacto gigante.

La fauna del desierto

En la franja marítima del desierto Costero vive la fauna que en mayor o menor medida depende del mar: el lobo de mar común, la nutria de mar o aves como el piquero, el pelicano y la gaviota garuma, cuya peculiaridad consiste en el hecho de anidar y tener sus crías en el desierto Interior y alimentarse en la costa.
En los roqueríos de las playas es común observar un ágil lagarto corredor.
En el desierto Interior las condiciones ambientales se endurecen y tan sólo aparece la vegetación con la presencia de napas de agua subterráneas. En su entorno crecen bosques ralos de tamarugo y algarrobo. En las acumulaciones de aguas saladas se desarrollan el pasto salado y la totora. En las zonas preandinas, con lluvias ocasionales, aparecen la estepa desértica y las cactáceas columnares.
La fauna asociada al bioma desértico interior es escasa y concentrada en hábitats concretos. En los valles humanizados se encuentran aves tropicales como el matacaballos y el picaflor chico. En áreas secas vive un reptil, la salamandreja y en los tamarugales aparece un roedor característico, el tuco-tuco, que sirve de base alimentaria al pequén, una lechuza que caza tanto de día como de noche.

Aridez en los matorrales desérticos


Las formaciones vegetales están muy alteradas por la influencia humana y se sitúan en franjas longitudinales orientadas de norte a sur y desde el mar hasta la cordillera.
En la franja costera, entre los ríos Copiapó y Elqui, favorecidas por la niebla costera, se destacan matorrales con la presencia de cactáceas como el copao; jaras, plantas duras y bajas que crecen donde llega la humedad de la camanchaca, y plantas espinosas, de gran colorido de sus flores, como la copa de oro o la corona del fraile.
Hacia el interior, con menor humedad, crecen matorrales ralos de algarrobilla o retama.
Al sur del Elqui, las condiciones son más favorables y hay una mayor riqueza y diversidad vegetal. Entre los arbustos que allí crecen se encuentran una extraña planta llamada matagorda y el cardón, que con sus hermosas manchas rosadas y altas varas florales domina el paisaje. En condiciones óptimas pueden crecer árboles como el molle. Hacia el interior, en las serranías, se hallan diversos arbustos espinosos, entre los que destacan el guayacán y el chapín.

Fauna de los matorrales desérticos

La fauna de los matorrales desérticos está adaptada a las condiciones ambientales de este gran ecosistema semiárido. Entre la fauna mayor destacan especialmente dos especies de zorros: culpeo y chilla.
Zorro culpeo, poseedor de una fantástica resistencia al calor y a la falta de agua.
También es posible observar la yaca, pequeña comadreja marsupial. Abundan varias especies de roedores como los ratones y merecen atención especial las escasas poblaciones de chinchillas que viven en las laderas de los Andes. Antecedentes históricos demuestran que esta comunidad de mamíferos lagomorfos fue abundante en épocas pasadas. Su pelaje largo y suave hizo que su piel fuese muy apreciada y valorada, lo que provocó una caza indiscriminada de esta especie que se halla en vías de extinción.

En la actualidad, los guardabosques de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) protegen las pequeñas colonias supervivientes.

Entre las aves más comunes figuran la tenca, el cernícalo y el águila.
Uno de los grupos de animales mejor adaptados para resistir la sequía son los reptiles, gracias a las escamas de su cuerpo que actúan como aislantes y preservadoras del agua que contiene su organismo. Otro de los curiosos integrantes de la fauna vertebrada es el sapo de rulo, que se las ha ingeniado para aprovechar la escasa humedad de este ecosistema seco.

miércoles, 27 de agosto de 2008

LOS INSTRUMENTOS MUSICALES DE LA ZONA NORTE:

los intrumentos musicales de la zona norte son variados
entre los instrumentos de aire estan:

Quena, Kena:

Caña abierta por ambos extremos, de veinticinco a cuarenta centímetros, con seis agujeros para los dedos medios y uno pequeño al extremo para el meñique. Los cinco agujeros van en la dirección de la embocadura, y el pequeño al costado.
No tiene boquilla, sino un corte que se apoya en el borde del labio inferior. Es una flauta atravesada, reproduce cinco notas, lleva siempre la melodía y en algunas ocasiones se ejecuta sin necesidad de instrumentos de acompañamiento.
Es originaria del Perú, utilizada por los aborígenes vinculados al imperio incaico.
Es comunmente ejecutada en forma solista, en dúos, o acompañada con charango, guitarra, caja y/o bombo. Se la utiliza para realizar las melodías en carnavalitos, huainos, huainitos, bailecitos, yaravíes, etc., tocando sola o en dúo con otra quena (en general en terceras paralelas) u otro aerófono de la zona (pincullo, etc.). En la técnica del toque son muy comunes los sutiles empleos de adornos y armónicos que le dan el color particular de este notable instrumento.
Tiene vigencia en el norte de Chile y otros paises.

miércoles, 20 de agosto de 2008

bailes y vetimentas zona norte del pais

BAILES Y DANZAS
Las danzas nortinas tienen características notorias que se observan en las vestimentas y se palpan en la música. No hay diferencias marcadas entre un altiplánico de Argentina, Bolivia, Perú o Chile. En genereal, los bailes y danzas de la zona norte de Chile se caracterizan por su origen religioso y festivo.

La vestimenta es de mucho colorido y predominan las prendas de lana, ya sea de llama, vicuña o alpaca. Podemos encontrar mujeres que llevan faldas de terciopelo de colores, las que se van agregando una sobre otra. También se usa el "aguayo", cuadrado de lana que se dobla y coloca en la espalda sujeto de los hombros y prendido por delante en el pecho, con una hermosa cuchara de plata. Tanto el hombre como la mujer usan sombrero.
La música cumple un papel fundamental dentro de esta cultura que posee variadas fiestas tradicionales como el Miércoles de Ceniza, la Fiestas de la Cruz, Limpia de Canales, Fiestas de los Muertos y la más conocida la Fiesta de La Tirana.